La obligatoriedad del catalán es constitucional

Muchos pensaran: ahora que nos habíamos olvidado del Estatut y que hay sobre la mesa tantos temas y tan interesantes, viene éste pesado a hablarnos otra vez del tema. Pues sí, efectivamente, más que nada porque, aunque la existencia de otros temas de actualidad nos lo haya hecho olvidar, resulta que hace ya algunos años los catalanes refrendamos un Estatuto de Autonomía posteriormente recurrido por el PP (y por el Defensor del Pueblo, y por más gente), recurso que, pese al tiempo transcurrido, se encuentra aun pendiente de resolución.

No es mi objetivo hoy escribir sobre todos los artículos objeto de impugnación por el PP. Sería demasiado extenso porque, como nos recordaba hace unas semanas la compañera Lidia Santos, el PP impugnó ni más ni menos que 136 artículos, en un recurso que, un día, pasará a la Historia como ejemplo de mala utilización del Tribunal Constitucional por parte del PP, que impugna preceptos del Estatut que no impugna, e incluso apoya, en otros Estatutos.

Quiero centrarme en el tema de la lengua, aprovechando comentarios que escribí ya hace algunos días en un post de Ana Aldea, en su blog En modo esponja que llevaba por título Peligro: Upyd. Como allí dije, creo que la obligatoriedad de conocer el catalán establecida en el Estatut encaja perfectamente en la Constitución, sin forzar ni su letra ni su espíritu, y que por tanto el Tribunal Constitucional está obligado a interpretar ambas normas de forma que dicho encaje se produzca. Porque, contra lo que algunos parecen pensar, la obligación del TC no es buscar cómo cargarse al Estatut, sino cómo interpretarlo de forma que quepa dentro del marco establecido por la Constitución (lo que implica también interpretar ésta de forma adecuada). No olvidemos que el Estatut no es una norma cualquiera, es una Ley Orgánica aprobada por las Cortes a propuesta del Parlament de Catalunya y refrendada por la ciudadanía en referéndum.

Ya entro en materia. El Estatut en su artículo 6, apartado 2, establece:

2. El catalán es la lengua oficial de Cataluña. También lo es el castellano, que es la lengua oficial del Estado español. Todas las personas tienen derecho a utilizar las dos lenguas oficiales y los ciudadanos de Cataluña el derecho y el deber de conocerlas. Los poderes públicos de Cataluña deben establecer las medidas necesarias para facilitar el ejercicio de estos derechos y el cumplimiento de este deber. De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 32, no puede haber discriminación por el uso de una u otra lengua.

Se establece, por tanto, el derecho y el deber de conocer el catalán, igual que el castellano.

¿Y qué es lo que nos dice la Constitución sobre el tema?. Está en su artículo 3:

  1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.
  2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.
  3. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.

Analicemos lo que dice (y lo que no dice) la Constitución en cuanto al castellano y a las demás lenguas españolas:

  • La Constitución establece la oficialidad del castellano, y como consecuencia de dicha oficialidad el deber de conocerlo.
  • La Constitución establece la oficialidad de las demás lenguas españolas, y se remite a los respectivos estatutos en cuanto a los términos de dicha oficialidad.
  • La Constitución no prohibe que pueda establecerse el deber de conocer dichas lenguas.

Ergo, si la Constitución establece como consecuencia de la oficialidad del castellano el deber de conocerla, y establece asimismo la oficialidad de las demás lenguas españolas en los respectivos territorios remitiéndose a los estatutos, es perfectamente coherente con el texto constitucional que dichos estatutos establecan como consecuencia de la oficialidad de dichas lenguas en su territorio el deber de conocerlas. No digo que sea la única, pero sí que es una interpretación posible sin violentar lo más mínimo la letra y el espíritu constitucionales y en sintonia con la configuración territorial del Estado establecida en el Título VIII.

Los que no comparten esta interpretación, se amparan en el artículo 139 del texto constitucional, que establece en su apartado 1:

Todos los españoles tienen los mismos derechos y obligaciones en cualquier parte del territorio del Estado.

Y según ellos este artículo se vulnera si en una comunidad autónoma se hace obligatorio el conocimiento de su lengua oficial propia, además del castellano. Pero no puedo compartir esta interpretación, por dos razones:

  1. Si definimos como obligación el conocimiento la lengua oficial de la comunidad, en las comunidades en las que, al amparo de la Constitución, hay más de una lengua oficial, dicha obligación puede lógicamente extenderse a ambas, sin vulnerar ni el fondo ni la forma del art. 139. La obligación es la misma: conocer la lengua o lenguas oficiales, no hay discriminación, salvo que entendieramos discriminatoria la propia existencia de dos lenguas oficiales, conclusión absurda por contradecir frontalmente el artículo 3.
  2. No puede interpretarse el artículo 139 de forma que entre en contradicción con el resto del texto constitucional. Llevado al extremo, vaciaríamos de contenido no sólo el Título VIII relativo a las compentencias de las Comunidades Autónomas, sino también nos estaríamos cargando la autonomía municipal, puesto que la simple residencia en un municipio u otro, incluso de la misma Comunidad Autónoma, comporta indudablemente diferentes derechos y obligaciones, derivados de la propia potestad municipal de regular por ejemplo el ejercicio de actividades económicas, los tributos o incluso la circulación de vehículos.

No me vale tampoco la distinción entre obligaciones y concreción de esas obligaciones, que algunos hacen. Porque si una Comunidad Autónoma puede aprobar leyes que prácticamente eliminan un impuesto en ciertos casos mientras que otra lo mantiene, con diferencias importantísimas de tributación, estamos afectando a la existencia misma de la obligación, no a su plasmación. Eso por no citar el caso sobre el que hace mucho tiempo escribí del diverso valor de los votos en según que partes del territorio, algo que afecta profundamente a los derechos de las personas, y que aun no he visto que sea atacado por ningún defensor de la igualdad invocando el artículo 139 (y en este caso sería con razón).

Y si mi opinión no es suficiente, me remito a lo que el propio TC ha dicho en su Sentencia 37/1987:

el principio constitucional de igualdad no impone que todas las Comunidades Autónomas ostenten las mismas competencias, ni, menos aún, que tengan que ejercerlas de una manera y con un contenido y unos resultados ídénticos o semejantes. La autonomía significa precisamente la capacidad de cada nacionalidad o región para decidir cuándo y cómo ejercer sus propias competencias en el marco de la Constitución y del Estatuto. Y si, como es lógico, de dicho ejercicio derivan desigualdades en la posición jurídica de los ciudadanos residentes en cada una de las distíntas Comunidades Autónomas, no por ello resultan necesariamente infringidos los arts. 1, 9.2, 14, 139 y 149.1.1ª” CE, ya que estos preceptos no exígen un tratamiento jurídico uniforme de los derechos y deberes de los ciudadanos en todo tipo de materias y en todo el territorio del Estado, lo que sería frontalmente incompatible con la autonomía, sino, a lo sumo, y por lo que al ejercicio de los derechos y al cumplimiento de los deberes constitucionales se refíere, una igualdad de las posiciones jurídicas fundamentales.

En esta página del Congreso de los Diputados encontrareis reproducciones de esa y otras sentencias, así como comentarios.

Esta entrada fue publicada en Dret, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

17 Respuestas a La obligatoriedad del catalán es constitucional

  1. Pingback: Manuel Cáceres

  2. Pingback: Socialistes (PSC)

  3. Pingback: Raquel Querol Bello

  4. Pingback: AMANDA RAMOS

  5. Naroh dijo:

    Obviamente no soy nadie para interpretar la Constitución pues ese trabajo (duro trabajo) compete al Constitucional, pero sí quiero reseñar que el artículo 3 de la Constitución es, como has dicho,

    El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.

    ¿Implica la oficialidad la obligatoriedad de conocerlo? Eso deben decidirlo en el TC, puesto que no hay ninguna frase similar a “[…] es la lengua oficial del Estado y por tanto los españoles tienen[…]”.

    ¿Se deriva pues esa obligación del carácter de oficialidad? No lo podemos dar por sentado, los tribunales siempre acaban sorprendiendo.

  6. Abel dijo:

    Si tan importante es para “algunos”el catalán, obligad tambien que las web sean en catalán, ya veréis el rosco que os vais a comer.

    Seguid algunos empeñados en imponer el catalán mientras que otros como el Montilla, educan a sus hijos en alemán e inglés.

    Sin acritud, tengo muchos amigos catalanes que están cansados de que unos cuantos quieran imponer su música.

    • Manuel dijo:

      Seguramente lo que algunos ven como imposición otros lo vemos como medidas necesarias para garantizar la subsistencia de la lengua, teniendo en cuenta la desigual situación que de hecho existe entre catalán y castellano. Se legisla en favor del catalán no como ataque, sino como defensa.

      Gracias por tu comentario.

  7. Jose dijo:

    Apelar a que el Catalán está en peligro es casi insultar a la inteligencia de la gente. Lo que se pretende, está claro que el castellano pase a un segundo plano. Sería legítimo aspirar a esto y se puede discriminar positivamente siempre que no se atente contra derechos y libertades individuales. Asuntos como la rotulación y la ley del cine rayan la paranoia. También habría que respetar la enseñanza de los niños en su lengua materna (si hay demanda, por tanto ofertar plazas), tal como recomienda la ONU. Al fin y al cabo, eso hace Montilla con sus hijos, confiando en ya aprenderán catalán por otros ámbitos ¿no?

    Paranoia, así lo definiría. Todavía recuerdo, como algunos ayuntamientos me seguían enviando las cartas en catalán haciendo caso omiso a la solicitud de que me las enviaran en castellano. Que mal vamos si por que los niños no tengan costumbre de hablar catalán fuera de clase llamen a los padres para reprochárselo. Los sueños húmedos de algunos políticos se están trasladando a la sociedad. Cuando antes no había ningún problema, ahora cada día están creando más división. Y es que cada vez conozco a más catalanes de pura cepa cansados de catalanismo.

    Se discrimina positivamente, pero se va demasiado lejos y se atenta contra la libertad de las personas. Me parece igual de mal lo que hacía Franco con lo que se hace ahora en Cataluña. Al menos, ahora que vivo en el País Vasco, veo el tema lingüístico mucho más relajado. Al menos, aquí puedo escolarizar a mis niños parte en euskera y parte en castellano. Mal futuro veo a Cataluña si sigue por ese camino. Adèu!

    • Manuel dijo:

      Desde luego si en Cataluña hay una lengua en peligro, esa no es el castellano, y en cambio para algunos parece que así sea, intentando crear un conflicto dónde no lo hay. O división, como tú dices. Y esos algunos no son el gobierno porque esa política lingüística que ahora parece tan mal se está aplicando desde 1983, pero al parecer cuando la aplicaba la derecha catalana no pasaba nada (textualmente tú mismo dices Cuando antes no había ningún problema, y espero que antes no se refiera a tiempos de Franco).

      En Cataluña, con toda la inmersión lingüística que quieras (en realidad no existe, solo es teoría), todos los niños y niñas hablan perfectamente el castellano, mientras que del catalán no se puede decir lo mismo. Sí, todos los niños lo hablan en clase, pero en clase, no en el recreo, no en el autocar, no en la entrada del cole, y no dudo de tu palabra si dices conocer algún caso en que alguien ha llamado a los padres para reprocharlo, pero debe ser un caso entre un millón, yo no conozco ningún caso (y conozco el tema). Y frente a esas horas de catalán del cole, el resto de inputs que reciben los niños en su vida cotidiana son en castellano en una abrumadora mayoría. Si un niño/a pone la tele al salir del cole ¿en cuántos canales puede ver dibujos animados en catalán y en cuántos en castellano? ¿Y si compra un cómic? No hay color, por lo que no puede extrañar a nadie de buena fe que se intente compensar de otras maneras.

      ¿La ley del cine? Si una película la ponen en diecinueve cines en castellano y en uno en catalán ¿en qué idioma va a verla la mayoría de la gente? ¿Te parece normal que quien quiera verla en catalán tenga que cruzar la ciudad buscando ese único cine para verla? A mí no, y ahora si quieres me dices paranoico. La rotulación, tres cuartos de lo mismo, no se prohibe a nadie rotular en castellano, solo se exige que lo haga también en catalán, no creo que sea nada oneroso.

      La escolarización en catalán no supone ningún problema para nadie, ninguno. Ni lo ha supuesto antes, ni lo supone ahora. Y aunque muchos, sobre todo desde fuera, intenten crear un problema donde no lo hay, no lo van a conseguir, básicamente porque la gente que vive aquí (salvo los cuatro nostálgicos del España una grande y libre) tiene contacto no la realidad cada día, y sabe que no es como algunos se la cuentan.

  8. juan dijo:

    Vivo en cataluña desde hace 6 meses, todo me lo mandan en catalán, a nivel municipal y autonómico estoy desesperado, mi hijo de 10 años ha perdido el curso, son unos cabrones, ahora entiendo el odio que hay hacia esta gente, que pena.

    • Manuel dijo:

      Lamento lo que le ha pasado a tu hijo, pero a Cataluña llegan muchos niños que ni tan siquiera hablan castellano (mucho menos catalán) y existen mecanismos para facilitar su integración en el sistema educativo, con buenos resultados, aunque cada caso es diferente.

      De todas maneras, no creo que se deba odiar a nadie por adoptar medidas que lo único que buscan es la protección de la lengua más débil, que además es la propia del territorio.

  9. Abel dijo:

    ¿Le parece Manuel “normal” que con la crisis que tenemos gastemos miles de euros en traductores para que el cordobés Montilla pueda “endenderse” con otro andaluz de Sevilla?

    ¿Cómo c*** queréis que no se critiquen éstas cosas?

    Lo siento, pero los amigos del Montilla no lo quieren mucho…

    • Manuel dijo:

      No sé dónde se han gastado esos euros que dices, pero dudo que hayan sido para que Montilla se entienda con alguien que hable castellano.
      Cosa diferente es que, por ejemplo, en el Senado se hablen las lenguas españolas que no son el castellano y que exista servicio de traducción para quien no las entienda.
      La pluralidad lingüística es una riqueza cultural, y sI, es más caro que tener una sola lengua, pero afortunadamente los motivos económicos no lo son todo. Porque si así fuera quizás deberíamos abandonar el catalán y el castellano y pasarnos al inglés.
      Gracias por el comentario.

  10. Abel dijo:

    Muy raro que no te hayas enterado, debes ser el único. Si recurres a San Google, tienes toda la información. Parece que ha sido aprobada y la fiesta empezará en otoño, traductores de catalán, gallego, valenciano, etc, para que se entiendan con los de Sevilla, Soria, Cáceres, etc……… una auténtica Torre de Babel.

    Estas y otras ocurrencias se acabarían con listas abiertas, un par de vueltas y fuera la ley Ondt. Para mayor garantía, los partidos sin implantación nacional no deberían participar en el gobierno central.

    Saludos

    • Manuel dijo:

      No olvides que el mundo es una auténtica Torre de Babel, y salvo que quieras implantar la lengua única mundial, no veo por qué nadie tiene que renunciar a la suya (y, casualmente, siempre se pide que renuncie al “otro”, todavía no he leído a nadie decir, mira como la lengua más hablada es el inglés, vamos a renunciar al castellano, y así ahorramos dinero y esfuerzos).

      No sacralizo ningún sistema electoral, puede cambiarse el que hay, aunque dudo mucho de las bondades de las listas abiertas. Y ya puestos a impedir a gente participar en el gobierno, ¿no podríamos impedir que participaran los fachas? Yo encuentro que no aportan nada al bien general y van a lo suyo, así que directamente les prohibimos presentarse. Porque digo yo que podemos aplicar el mismo criterio que propones ¿no?

      Saludos,

  11. Abel dijo:

    Mis hijos dominan el inglés y otro el portugués. Cuando recibimos la visita de amigos de otras lenguas, TODOS hablamos en el idioma que entienda la mayoría.
    En mis viistas tanto a a BCN como al pais Vasco, nuestros amigos y los amigos de nuestros amigos nos entendemos en el idioma mayoritario.

    En una democracia, no se debe excluir a ningún grupo político que admita y respete las normas electorales, siendo indiferente el color de sus ideas. Si por “fachas” entendemos a los totalitarios de ambos lados, deberían ser excluidos si no acatan y respetan las reglas democráticas.

    Saludos.

    • Manuel dijo:

      Lo que dices me parece lógico, yo también lo hago así. Pero una cosa son relaciones informales de familia o amistad y otra el uso de lenguas en las instituciones. No es lo mismo.

      Lo que digo de excluir los fachas viene por lo que tú dices de excluir los grupos que no se presentan en todo el Estado. Creo que todo el que se presenta dentro de la legalidad, debe tener derecho a hacerlo, aunque no se presente en todas las circunscripciones. La acusación de que los grupos nacionalistas defienden intereses particulares viene de antiguo, pero yo, que no los voto, pienso que no son más particulares que los que defienden otros grupos (aunque en este caso su particularidad no es geográfica, sino social, profesional o de otro tipo).

      Saludos,

Los comentarios están cerrados.