Ni me gusta la ley, ni me gusta el manifiesto

Anda la red revuelta a causa de la inclusión en el anteproyecto de la Ley de Economía Sostenible unas disposiciones finales que modifican la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI) y el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual. Tal es el sarao que se ha montado, que incluso circula por ahí un manifiesto contrario a dicha normativa cuyo texto podeis encontrar en este grupo de facebook o en diversas webs, como por ejemplo en el blog de Enrique Dans que al parecer es uno de sus precursores.

No tengo tiempo para extenderme como el asunto lo merecería, pero quiero dejar algunos apuntes:

  1. No me gusta que en se incluyan en las disposiciones adicionales o finales de las leyes modificaciones de otras normas que nada tienen que ver con ellas. Es una pésima técnica legislativa que además complica enormemente el trabajo de todos los que nos dedicamos a esto del Derecho.
  2. Creo que las modificaciones legislativas que durante los últimos años se han realizado ante la existencia de una realidad como las descargas de contenido de internet sujeto a derechos de autor han sido muy, muy, muy desafortunadas, empezando por el famoso canon digital, y denotan un gran desconocimiento de cómo funciona la red.
  3. Pese a que es cierto que no se le pueden poner puertas al campo, tampoco podemos caer en la falacia de que todo lo que es técnicamente posible es lícito. Creo que un autor debe tener el derecho de decidir qué quiere hacer con su obra (difundirla, no difundirla y en qué condiciones), y nadie tiene el derecho de decirle como hacerlo, ni de aprovecharse ilegalmente de su creación. O acepta sus condiciones, o no.
  4. Las posturas contrarias a las modificaciones legislativas indicadas no entran en lo que para mí es el meollo de la cuestión: cómo defender el derecho del autor a gozar de los frutos de su trabajo (su obra) en un mundo digital, o el derecho de una empresa a obtener beneficios de sus inversiones. No podemos caer en el estereotipo de que contra las multinacionales malas malísimas todo es válido.
  5. El referido manifiesto adolece igualmente de este defecto, además de otros muchos: aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid introduce puntos que, para mí, no vienen al caso y desprenden un tufo partidista más que evidente, atribuye a la ley efectos que yo creo que no tiene (aunque todo es discutible, y aquí cuenta y mucho la interpretación y la aplicación que de ella se haga), se irroga el derecho a decidir qué tiene y qué no tiene que hacer la industria, qué es y qué no es obsoleto, sacraliza el tema del cierre administrativo de una web, como si la administración no pudiera ya ahora cerrar muchos negocios si incumplen la ley (sin perjuicio del posterior control judicial, como toda actividad administrativa), hace una interpretación realmente chusca del fin (finalidad) del derecho de propiedad intelectual, contiene afirmaciones jurídicamente más que discutibles (que yo sepa no existe en la constitución un derecho fundamental a bajarse películas, ni mucho menos a difundirlas de forma masiva), etc., etc., etc.

El caso es que el manifiesto ha sido suscrito por muchos y prestigiosos (al menos para mí) blogueros, como Nacho EscolarCésar Calderón, y matizado por otros, como José Rodríguez y Jaume d’Urgell, pero yo he de mostrar mi más frontal desacuerdo con el mismo, porque aunque pudiera suscribir alguno de sus puntos, lo negativo pesa mucho más que lo positivo, y en esta valoración negativa se equipara a la ley que lo motiva. Espero, estoy prácticamente seguro de que así será, que de la confrontación de ambos surgirá algo mucho mejor.

En relación con el tema, es interesante esta entrevista con David Bravo en 20  minutos (respondiendo a preguntas de internautas).

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

26 pensamientos en “Ni me gusta la ley, ni me gusta el manifiesto

  1. Pingback: Santi

  2. Pingback: mrubio

  3. Pingback: Toni Pique

  4. Pingback: Oriol Lladó

  5. Pingback: SuperSantiEgo

  6. Pingback: Guillermo Rubio

  7. De hecho yo no es que lo matice, sinó que sólo suscribo 3 de los 10 puntos.

    Pero igualmente, magnífico el post.

  8. “Las posturas contrarias a las modificaciones legislativas indicadas no entran en lo que para mí es el meollo de la cuestión: cómo defender el derecho del autor a gozar de los frutos de su trabajo (su obra) en un mundo digital, o el derecho de una empresa a obtener beneficios de sus inversiones. No podemos caer en el estereotipo de que contra las multinacionales malas malísimas todo es válido.”

    Ese es el punto en el que cada temática o sector afectado debe afrontar, no es algo que deba esclarecer un manifiesto; un manifiesto es otra cosa. Te aconsejo leerte de vez en cuando el RAE

    Ya hay muchos modelos de negocio que han solventado esa situación y que han sabido amoldarse a los cambios de la Red.

    Creo que no has entendido el manifiesto o no quieres entenderlo por alguna razón que se me escapa.

    • Creo que sí entiendo el manifiesto, y si no, no busques razones ocultas, debe ser incapacidad mía. De todos modos, y si te fijas, en el párrafo que reproduces voy más allá del manifiesto.

      Digo, y reitero, que aun espero que todos aquellos que defienden las descargas libres y masivas me digan qué hacemos con el señor o señora que ha compuesto una canción, o escrito un libro, y ejerciendo un derecho que no es diferente del de aquél que escribe un cuadro, o que fabrica una silla, pretende obtener un beneficio de su obra. ¿Quiénes somos nosotros para decirle cómo y de qué manera obtener este beneficio? Nuestra libertad es pagarle si disfrutamos de lo que hace y el precio nos parece razonable, o no hacerlo en caso contrario, pero disfrutar y no pagarle, es como colarse en el metro (que ya sé que hay mucha gente que lo encuentra bien, pero no es mi caso).

      Obviamente los modelos de negocio deben evolucionar igual que evoluciona la sociedad, la tecnología, y todo, pero no porque les obliguen conductas ilegales. Porque si estuviera permitido entrar en un hipermercado y llevarse por la cara cualquier producto, seguramente Carrefour también tendría que cambiar su modelo de negocio, pero digo yo que no se trata de eso. ¿O sí?

  9. Pingback: En defensa de los derechos fundamentales en internet « Blog de JoseMPelaez

  10. Pingback: Bitacoras.com

  11. Pingback: uberVU - social comments

  12. Pingback: Ginés Alarcón

  13. Tan de acuerdo que yo también he escrito algo al respecto. Tan cierto es que los de un lado se están pasando tres pueblos, como que los otros no conocen más respuesta que pasarse tres más.

    En el mundo idealizado del perroflauta geek todo parece surgir de la nada, tiene coste cero y debe estar al alcance de todos, o literalmente ser por la cara: un mundo de diletantes geniales donde a todo el mundo le sobra tiempo y recursos. Lo importante es “puedo hacerlo, y por lo tanto lo hago”, y niego sus consecuencias a corto o largo plazo.

  14. Pingback: Luis L. Mendez

  15. Pingback: Maria Jesus Salido

  16. Pingback: Pablo sdt

  17. Pingback: Un manifiesto (¿demasiado?) apresurado « Sic Transit Gloria Mundi

  18. Pingback: Sobre descargas, manifiestos y derechos | Pablo SdT

  19. Celebro ver tu posición critiquísima. Errare humanum est, y si quieres saber mi opinión, ahora mismo, tu opinión refleja fielmente mi manera de verlo todo. Claro que después de visto todo el mundo es listo. Por eso mismo: me descubro ante tu capacidad para elaborar un MUY BUEN ANÁLISIS, mucho antes de lo que yo mismo he sido capaz de hacerlo (como el tuyo en su forma actual).

    Yo también detesto buena parte del #manifiesto y del anteproyecto de LES.

  20. Pingback: Sobre el “dichoso” manifiesto : Un lugar en el mundo…

  21. Pingback: Ni me gusta la ley ni me gusta el manifiesto

  22. Pingback: Raúl

  23. Pingback: Los derechos fundamentales

Los comentarios están cerrados.