Opinar sobre la Constitución

Estos días ha presentado el PP su campaña contra el Estatut, fundamentada en que, según dicen, al tratarse de una reforma de la Constitución, debe tramitarse como tal.

Pero la endeblez del argumento es tan poca que me temo que, como la mayoría de campañas de esta gente, va dirigido a un público o incondicional, o poco informado, o ambas cosas. Porque, en este país, y según esa sacrosanta Constitución que tanto invocan cuando les conviene (y que tan poco gustaba a su presidente de honor cuando fue aprobada), quien decide sobre la constitucionalidad de las leyes es el Tribunal Constitucional, y lo hace a posteriori, una vez aprobadas por las Cortes, no a priori. Por lo tanto, si el Estatut es aprobado y el PP entiende que su redacción final (que no tiene por qué ser la actual) vulnera la Constitución, que lo impugne ante dicho Tribunal (cosa que todos sabemos que hará en cualquier caso) y el Tribunal Constitucional será quien lo decida.

Porque, siguiendo el razonamiento pepero, cualquier proyecto o proposición de ley presentado a las Cortes debería tramitarse como reforma constitucional solo con que alguien tuviera dudas de su constitucionalidad. Y en este caso, el Tribunal Constitucional se dedicaría solo a los conflictos de competencias y a los recursos de amparo, porque como todas las leyes serían constitucionales (ellas mismas reformarían la constitución) los recursos y las cuestiones de inconstitucionalidad sobrarían. En fin, una absurdidad más, y ya no sigo por aquí.

Pero me he fijado en que la citada campaña tiene un anuncio donde se ve una foto de tres niños, ahora ya treintaañeros, que reivindican su derecho a opinar si se quiere cambiar la Constitución. Y yo estoy de acuerdo en eso, quiero decir en el derecho a opinar sobre la Constitución, pero sobre la que ahora tenemos. Porque he de decir que yo (que no soy treintaañero sino cuarentón, palabra fea dónde las haya) nunca he podido opinar sobre esta Constitución, porque cuando se celebró el referéndum no pude votar. Y como yo, tantos y tantos españoles, según unos números que he hecho (es que a pesar de todo, soy de ciencias) y que aquí expongo: en el referéndum constitucional votaron sí unos 15.700.000 ciudadanos, que representaban algo así como el 41,60% de la población total (no del censo). Teniendo en cuenta los fallecimientos a lo largo de estos 27 años, de esos votantes del sí pueden quedar vivos algo más de 12.000.000 (es una estimación al alza realizada por mí a partir de datos del INE sobre los fallecimientos desde 1979 hasta 2004, suponiendo que los que votaron la constitución se mueren igual que los que no la votaron, quizás no muy ciéntifica, pero que a los efectos puede servir). Y esos 12.000.000 representan poco más de un 28% de la nuestra población actual. Dicho de otro modo, hay más de 30.000.000 de españolitos y españolitas, más de un 70% de la población que no votaron sí a la Constitución (que no votaron porque no pudieron o porque no quisieron, o votaron en blanco, o votaron no).

¿Quiero decir que esa es una razón por la que la Constitución debe modificarse? Es obvio que no. Países con constituciones más antiguas que la nuestra no las modifican por el solo hecho de que no quede viva ninguna persona de las que las votaron. Pero lo que no podemos hacer, ni con una constitución ni con ningún otro texto legal es sacralizarlo, como algunos pretenden (precísamente aquéllos a los que al principio no les gustaba). Porque si bien es deseable que una constitución, como norma fundante básica, tenga una estabilidad y una durabilidad en el tiempo, también es deseable que su contenido sea acorde con la voluntad de los ciudadanos a los que se aplica, que, por ejemplo ahora en España, en buena medida ni son los mismos que la votaron cuando se promulgó ni tienen por qué compartir sus mismas inquietudes.

Así que si hemos de opinar, yo me apunto. De momento, quiero opinar sobre la monarquía y sobre las relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y demás confesiones, y no dudo que en coherencia con la preocupación que ha demostrado porque podamos opinar, el Partido Popular respaldará esta petición. ¿O no?

Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

12 Respuestas a Opinar sobre la Constitución

  1. Peregrina dijo:

    O no.

  2. Pero dijo:

    Si opinar se puede opinar, sobre la monarquía y sobre las relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y demás confesiones…
    Lo que no se puede es establecer una ley que discrimine a la iglesia en una region y en otra se favorezca.

  3. Citoyen dijo:

    pienso que Es un error hablar en este sentido aunque sea una razonamiento muiy francés. El constituyente desaparece cuando se promulga una constitución, o al menos en españa es así. Como sabrás, en el estado de derecho, el único soberano en el día a día, es el derecho y no el pueblo. Lo contrario, es hablar de procesos revolucionarios y no reformistas. te recomiendo que eches un vistazo al libro de pedro de vega en la editorial tecnos, grandes temas de la constitución “la reforma constitucional y la problématica del poder constituyente”.
    la cosntitución lo es todo, es la que hace que tengamos derechos fundamentales, es la que hace que exista una generalitat de cataluña, es la que permite que los seres humanos viviamos. en teoría claro, no vivo a tantas millas de distancia de la realidad como para creer que en la práctica es así, pero de iure si es así.
    por eso, salvaguardar el continuo jurídico es algo muy importante. Coincido contigo en que lo que explican o piden los del pp es realmente absurdo jurídicamente hablando, pero no estoy de acuerdo en que la constitución no tenga caracter sagrado. lo tiene, al menos jurídicamente hablando.

  4. Manuel dijo:

    No creo que ninguna norma tenga carácter sagrado, ni tan solo jurídicamente hablando. Cierto es, y eso ya lo he dicho, que es deseable que una norma fundante, una constitución, tenga una estabilidad. Quiero decir, que no la pueda cambiar cualquier mayoría parlamentaria, ni absoluta ni relativa. Por eso, me parece bien que se establezcan (como hace la Constitución española) mecanismos específicos de modificación, incluyendo mayorías extrareforzadas e incluso el refrendo del cuerpo electoral.
    Ahora bien, la Constitución, con toda su importancia, no deja de ser una norma, la norma máxima, pero en fin una norma que, como las demás, la sociedad, los ciudadanos, se dan para su mejor gobierno. Y ya sé que a veces las normas no son la solución, pero lo que no puedo aceptar es que sean el problema, y que algo no se pueda cambiar porque hace veintinco, cincuenta o cien años se tomó una cierta decisión. Si existe un consenso ciudadano en que algo debe de ser de una determinada forma, que la Constitución diga lo contrario no puede ser obstáculo (en ese caso, una generación estaría hipotecando la libertad de todas las generaciones venideras). Eso sí, respetando los procedimientos de reforma cuando de una reforma se trate (no lo que ahora dice el PP).

  5. peregrina dijo:

    Parece que estemos jugando al juego del teléfono, ese de yo le dije por aquí y el me contestó por allá, hasta que al final acaba saliendo el mayor de los disparates.
    La cosa es simple. Tenemos un proyecto de ley. Se va a debatir en las Cortes, pasará al Tribunal quien dirá si está o no de acuerdo con la Constitución. Meter un proceso normal y legal en camisas de once varas y empezar a liar la tuerca es simple y llanamente mala fe.
    Otra cosa es que nos guste o no lo que se apruebe. Y, ciertamente, muchas cosas hay en la Constitución que yo cambiaria, porque se puede, se debe opinar y, además se puede cambiar. Faltaría más, haber si vamos a regirnos ahora por la ley agraria de 1767, por poner un ejemplo. Y la Constitución también se puede cambiar. Pero esto es harina de otro costal, de lo que se trata ahora es de entender que la aprobación del proyecto de Estatut tiene un proceso que nada tiene que ver con los que están levantando estas extrañas polvaredas de no se qué historias reformadoras. Eso, repito, es simple y llanamente mala fe.

  6. Júcaro dijo:

    Igual soy un iluso, pero la actitud del PP es simple estrategia electoralista. Sabe que la agitación del nacionalismo catalán ahora, vasco antes, le reportará algunas sacas de votos. Combaten el nacionalismo con más nacionalismo; al nacionalismo periferico le atizan con nacionalismo centralista.
    Me considero de izquierdas y desde mi particular concepción detesto cualquier tipo de nacionalismo y todas las banderas; salvo la blanca. Respeto todas las lenguas, las culturas, las diferencias.
    El estatut, que no he leido, es la expresión del parlamento catalán. Ahora le toca el turno a las Cortes Generales y luego, llegado el caso, a otras instancias; el resultado final tendrá que caber en los límites de la Cosntitución, o no será.
    El alarmismo que monta el PP y su clac mediática sólo hay que entenderla como simple búsqueda de votos, acoso y desgaste de Zapatero.
    La Constitución no es un texto sagrado pero tiene la virtud de establecer mecanismos para su modificación.

  7. Citoyen dijo:

    Perdón por poner comentarios dobles, soy muy torpe y mi conexión a internet lo es mas.
    Quería decir que cambiar la constitucion no es anticonstitucional, como ya hemos dichos, pero atacarla por otros frentes distintos de lo qeu sale explicado en ella si lo es. Es decir, no es posible echar abajo la norma que fundamenta todo lo demás, porque, lógicamente, si no se respeta lo que se refiere a la indisoluble unidad de la nación española, tmapoco debe respetarse lo que dices qeu todos somos iguales.
    Ahora bien, que el pp juega a hacer alarmismo, que es tremendamente desleal, indisciplinado y maleducado dejar que esto siga hacia adelante así, sin ninguna duda. Pero, tampoco hay que olvidar, que nuestro partido tiene como socio a ERC que con el pp es muchas cosas pero no diplomático ni tolerante. Con razón o sin ella, creo que hay que tolerar a todo el mundo.
    En este sentido me parece comprensible aunque no aceptable que el pp hable de erc como enemigos, en tanto, que ellos también hablan del pp como enemigos y que para lograr un consenso, es necesario que el pp también esté presente, porque el pp representa a un grupo de ciudadanos muy importante que no pueden ser dejados a un lado en la tramitación de un componente del bloque de constitucionalidad como es el estatuto.
    No parece que vaya a ser ese el camino que sigan los parlamentarios, mas por culpa del pp que de los otros, pero no por culpa solo de ellos.
    me gustaría apuntar, tu lo sabrás tal vez mejor que yo, que el estatut será la nuestra ruina electoral, porque el psoe está dividido entre los que creen en el federalismo, para mi neofeudalismo, de buen rolloXD, y los que creemos en el estado unitario y no nos hace gracia según que cosas. y jose luis va a tener qeu posicionarse a avor de una de las dos posiciones, y si no lo hace con suficiente cuidado, con suficiente neutralidad, en el estatut y sale un estatut muy hacia una de las dos posiciones, una de las dos partes de su electorado le retirará el voto. por otra parte, es también posible que ERC le quite el voto en el parlamento y el gobierno cese, o incluso que una parte del psc se escinda del psoe en el parlamento, maragall ya lo ha propuesto alguna vez. Como veis, está todo muy negro y personalmente me parece que el estatuto es una bomba de relojería.

  8. Manuel dijo:

    Me parece que en la utilización torticera del PP de este (como de otros) temas, estamos todos de acuerdo. Ahora se trata de que las instituciones funcionen y cumplan sus cometidos. Lo ideal sería que el PP participara en los debates y expusiera sus opiniones (a poder ser, sin mentiras), pero me parece que los tiros no van por ahí, sino en la dirección de deslegitimar cualquier resultado del proceso. En todo caso, la constitución establece qué mayorías son necesarias para una modificación estatutaria, y en este caso esa mayoría puede construirse sin el PP (y así se hará, porque los peperos no están por la labor).
    Yo no soy nacionalista, ni catalán ni español, pero creo que las cosas se ven diferentes desde aquí a cómo se ven desde el resto de España. Mucha gente aquí (no solo los nacionalistas) creen, creemos, que España es plural, no porque la Constitución lo diga, sino porque la Historia la ha hecho así. Y creemos que sobre ciertos temas deberíamos poder decidir desde Catalunya, creencia que se abona por la percepción, a veces exagerada, pero muchas otras no exenta de fundamento, de que ciertas decisiones tomadas desde el poder central nos perjudican (podría poner muchos ejemplos, el tema de las infraestructuras es uno). Y eso no nos hace olvidar la solidaridad.
    Entrando en lo que es Derecho positivo, la Constitución reconoce y garantiza el derecho a la autonomía, y Catalunya quiere ejercitar ese derecho dentro de los márgenes constitucionales, respetando los procedimientos establecidos.
    ¿Que el Estatuto es un riesgo? Cierto, pero también es una oportunidad, una gran oportunidad para obtener un encaje de Catalunya en España que acabe con (o al menos quite credibilidad) la reivindicación permanente de los nacionalistas, que no es buena para España ni para Catalunya.
    A veces se olvida que el PSOE es un partido federal, aunque quizás a ti te parezca neofeudal ;-), y me parece incongruente que ese federalismo interno no se quiera de puertas afuera. Yo creo que enriquece más que debilita, aunque quizás otros piensen lo contrario.
    También se olvida que el actual Presidente del Gobierno ganó las elecciones después de haber prometido apoyar la reforma estatutaria catalana (siempre que fuera avalada por una amplia mayoría y con la condición sobreentendida de que respetara la Constitución). Y creo que las promesas deben cumplirse. Además, es difícil para el PSOE gobernar España sin una amplia mayoría en Catalunya (no digo imposible, el PP lo hizo, pero no somos el PP), y muchas de las personas que en Catalunya dieron su apoyo a este proyecto no perdonarían ciertas actitudes.
    En fin, yo creo que el proceso acabará felizmente, con un Estatut constitucional pero que complacerá los deseos expresados por el pueblo de Catalunya a través de sus representantes (la reforma estatutaria iba en todos los programas, excepto el del PP). Y ni el PSC se escindirá (y conste que tener grupo parlamentario propio no lo sería, ya existió en tiempos), ni ERC quitará su apoyo (sabe que la alternativa es mucho peor para Catalunya). Y si las posiciones de Bono o Rodríguez Ibarra pueden ser preocupantes, al menos para mí, la de Chaves es tranquilizadora, y la gente que de esto sabe me dice que importa mucho más Chaves y lo que representa que los otros dos.

  9. Citoyen dijo:

    El psoe es un partido federal. No sé que experiencia tienes tú con las organizaciones intra partido, pero la mía no es que no sea buena es que es pésima, cuando alga tiene que pasar por el comité federal o regional, suele ser sínonimo de que quedará ahogado dentro de la burocracia. Por otra parte, sabrás que el psoe no es en absoluto federal en la toma de decisiones, sino mas bien aristrocrático.
    Me gustaría apuntar algo, que previsiones de generalidad. Me parece altamente manipulante utilizar la expresión, en este o en cualquier asunto “todos los partidos menos el PP”. Cuando dicen eso se produce el golpe de efecto de “todos menos uno” algo así como “la mayoría se impone a la minoría”. Creo que esto es erróneo. En primer lugar, porque el pp representa la opinión de mucha gente, el hecho de que esa gente esté unificada en un partido no significa nada, en segundo lugar, porque hablar de qeu todos los partidos llevaban esa propuesta en el programas es hablar de: el psoe, hasta aquí todo bien, IU (el programa de izquierda unida es muchas cosas, pero no es serio, aparte de tener una clara tendencia federalista, cuando el federalismo parece representar para algunos de los lideres de izquierda unida mas un fin en sí mismo como oposición al sistema centralista del régimen anterior, que una forma mejor de organizar el estado.) y los consabidos partidos nacionalistas. En este plano, a mi no me extraña que todos los partidos menos el pp llevaran la reforma, pero eso no significa que el pp esté en minoría apabullante.
    personalmente lo que más me preocupa del estatut es el tema de la financiación. la soberanía financiera qeu pretende cataluña es desde mi punto de vista algo aberrante, en tanto que me parece que la decisión de a donde va el dinero debe tomarse desde el centro y no desde la periferia, porque el centro conoce mejor las necesidades del conjunto que cada uno de los contribuyentes. por otra parte, creo qeu el déficit fiscal que se proclama a diestro y siniestro es objeto de manipulación puesto que dentro de esos impuestos que recauda la administración tributaria de cataluña, se incluyen también los que dan las empresas con sede social en cataluña, aún cuando no sean realmente catalanas. por estas y muchas otras razones creo qeu el financimiento es bastante discutible.
    pero con lo que menos de acuerdo estoy de tu respuesta es con eso de que con la reforma estatutaria se conseguirá el encaje de cataluña en españa. En primer lugar, no sabía que estuviera desencajada, ni tampoco que los catalanes se puedan sentir oprimidos, porque realmente no deberían tener razones para ello. no creo qeu la identidad sea un asunto del estado, no hay un parrafo en la enumeración de derechos fundamentales que hable de la identidad, ergo no es misión del estado garantizarla o eso creo yo. Bajando un poco al plano práctico, creo, realmente me parece ingenua la opinión que esto servirá para lograr el encaje definitivo de cataluña en españa. No he estado nunca en cataluña, luego no soy capaz de comprobar la temperatura de segun que cosas, pero tengo razones poderosas para pensar que este estatuto no convencerá a nadie, una vez más. La primera y mas importante, la declaración de ERC de qeu solo es un punto y seguido en la relación de cataluña con españa. Es decir, este trasvase competencial se seguirá usando, como ya se hizo con el anterior, para seguir agudizando las diferencias entre cataluña y las otras regiones, lo cuál es a su vez una agudización del hecho diferencial qeu invocan los partidos nacionalistas, es un bucle que se retroalimenta a sí mismo y que no tiene fin. Otras razones son por ejemplo que conozco a mucha gente metida en ERC o en CiU, y ellos no conciben esto como el punto y final a nuestro modelo de estado, como el modelo que encaja definitivamente a cataluña en españa. Nada de eso, es un punto y seguido, y eso me parece preocupante.
    La unidad de españa es un mito, claro que lo es, es un mito invocado misticamente por la derecha para crear pánico. Sin embargo, algunos creemos que tiene un significado mas allá de esta cuestión mistica. Significa que las decisiones sean tomadas de común acuerdo entre mas ciudadanos y no entre menos. ERC y CDC quieren que cataluña decida al margen del resto, y eso me parece muy preocupante, porque yo también quiero decidir sobre lo que ocurre en cataluña, no porque sienta la tierra catalana como mía, sino porque sé que lo que ocurra en cataluña afecta estrechamente en este mundo globalizado, dependan o no políticamente de nosotros, a lo que ocurre en el resto de españa y que los ciudadanos no puedan decidir sobre lo qeu les afecta suele llamarse antidemocrático. Me preocupa sobre todo el asunto de la solidaridad. Cuando maragall habla de déficit fiscal, solo habla de cataluña y luego habla de solidaridad como una especie de mito aparte que nadie sabe que significa. Nunca dice en cuanto valora la solidaridad, nunca dice como se financiarán las escuelas extremeñas o andaluzas que ahora se financian a golpe de solidaridad ni cuantas de esas escuelas piensa que costará el nuevo modelo de financiación aún cuando ello suponga hablar de una mejora en el modelo social de cataluña: si no hablamos de aumentar la riqueza global, hablamos de moverla hacia un determiando sitio, ergo de empobrecer a unos y enriquecer a otros.
    Finalmente yo no hablo de chaves ni de ibarra ni de bono. Bono e Ibarra son dos personas con quien me siento muy identificado políticamente hablando, como imagino que te ocurrirá a ti con Iceta o con maragall. De quien hablo es del electorado del psoe, un electorado que no va a preguntar a chaves a quien debe votar ni a nadie. El electorado tomará su decisión y como digo, pienso qeu esta enormemente dividido.
    Si te soy sincero, mi única esperanza es que el parlamento apruebe un estatuto como el que sale ahora y el constitucional lo anule (alguien qeu cree qeu la descentralización es uno de los grandes males de este país no puede opinar de otra forma) y con ello volvamos atrás. Ahora bien, elproblema es que cuando se habla del estatuto se habla de cosas muy delicadas, porque se mezcla con la identidad, es muy peligroso intentar explicarle a alguien si él es español o catalán o francés. El pp diré qeu es indiscutible que es español, ERC dirá que es indiscutible qeu es catalán. No hay posibilidad de ponerse de acuerdo, no hay posibilidad de lograr ningún encaje.

  10. Manuel dijo:

    Dices muchas cosas, y muy interesantes, que nos darían para hablar largo y tendido, que sería lo ideal. Como eso no es posible, me contento con comentarte algunos temas, partiendo de la premisa de que tenemos concepciones diferentes respecto, sobre todo, a como debe ser la articulación del Estado, y que no creo que ninguno convenza al otro en este extremo.
    Creo que la culpa de que el PP esté solo (tanto en España como en Catalunya), la tienen únicamente ellos. Son ellos los que tanto a nivel estatal como en diferentes autonomías han roto vínculos que todos aquéllos con los que en algún momento del pasado habían pactado. Además su soledad también se debe a que aglutinan gentes de ideologías que van desde la ultraderecha al centroderecha. Si junto al PP hubiera algún otro partido de ideología no lejana (como el PSOE e IU), seguramente estarían unidos en muchos temas. Yo no creo que la situación actual sea buena, porque es cierto que puede dar la impresión del todos contra uno, pero ellos y su estrategia son los únicos culpables, y que se quedan solos votación tras votación, en el Parlament de Catalunya, en las Cortes Generales, y en otros lugares, es simplemente la realidad.
    Y esta realidad también hay que matizarla en el sentido de que no es lo mismo el PP en España (el segundo partido, con una gran fuerza) que en Catalunya, dónde es prácticamente marginal a nivel no solo autonómico, sino también municipal. ¿Por qué? No porque en Catalunya no haya gente de derechas, que la hay, sino porque el comportamiento que no ahora, sino históricamente, ha tenido el PP con Catalunya hace que sea considerado por muchos como enemigo de Catalunya, sencillamente.
    Financiación: es cierto el tema de los impuestos de las empresas con domicilio en Catalunya que actúan fuera, y me gusta que lo comentes, porque el mes pasado escribí un post con el título Solidaridad dónde hacía esa misma apreciación y alguna otra respecto de la Comunidad de Madrid (dónde este fenómeno se multiplica por mucho), cuya presidenta se jacta de su gran solidaridad. El caso es que hay la creencia en Catalunya de que el actual sistema de financiación nos perjudica. En otro post titulado Solidaridad versus crecimiento reproduje un escrito del profesor Ramon Tremosa en el que por ejemplo dice (y cita estudios de la Fundación de Cajas de Ahorros, que yo no he leído) que el PIB per capita de Catalunya se superior al de Castilla y Leon, y en cambio la renta disponible per capita es inferior. Admíteme aunque sea solo como hipótesis de discusión que es cierto ¿no tenemos derecho a intentar cambiarlo? Y seguro que Castilla y León no estará de acuerdo, porque siguiendo con la hipótesis quiere decir que aporta, proporcionalmente, menos que nosotros y/o recibe más, y querrá mantener la situación. Pero, ¿es esta situación justa? Para mí no, para mí es un mal funcionamiento del sistema, que debe corregirse, porque es injusto, y quien pagará el pato no serán, o no deberían ser, las escuelas de Extremadura y Andalucía, precisamente.
    Y respecto de lo que dice el Estatut, no podemos olvidar que establece como principio que los ciudadanos de las diferentes comunidades, a igual esfuerzo fiscal, deben tener iguales prestaciones. Y que el porcentaje de distribución de los impuestos recaudados en Catalunya entre el Estado y la comunidad autónoma se fija por una comisión bilateral, no lo fija Catalunya unilateralmente. Quizás el sistema no sea perfecto, quizás sea susceptible de cambios, pero no es lo que he leído por ahí. No queremos dejar de ser solidarios, ni mucho menos, pero tenemos la sensación (y es generalizada aquí, incluso entre la gente del PP) de que hacemos el primo.
    En Catalunya, los sentimientos en relación con España son diversos. Según las encuestas, los sentimientos de españolidad y catalanidad no se distribuyen igual que en otras comunidades. Aquí hay más gente que se considera solo catalana, o más catalana que española de la hay en otras comunidades, y correlativamente menos que se considera solo española o más española que catalana. Eso es así. Y hay gente que quiere la independencia, y hay gente que se alegra cuando la selección española pierde. Pero no nos equivoquemos, estos últimos no son mayoría. La mayoría no quiere la separación de España, pero sí una situación más justa, y no solo en lo financiero. Cree que hay cosas que deberían decidirse en Catalunya (quizás porque la experiencia nos dice que si se deciden en otro sitio salimos perjudicados). Y si la situación en estos temas es injusta, como yo creo que es ahora y ha sido los últimos años, esos partidos que viven de la reivindicación permanente, CiU, ERC (y que seguro que no la abandonarán, en eso estamos de acuerdo) tendrán el terreno abonado. No deberíamos olvidar que ERC debe su ascenso electoral a un señor llamado José María Aznar y a sus políticas.
    En cambio, si la situación de Catalunya dentro de España es percibida como satisfactoria, la fuerza de estos partidos será mucho menor. Se trata de que no parezca, y a veces lo parece, que nos quieren solo para que paguemos. A eso me refería con lo del encaje.
    Cierto que el Estatut contiene cosas que yo no habría puesto. Y contiene también aspectos contradictorios. Pero no olvides que es fruto de un pacto muy complicado. Si por mí fuera, algunas de las cosas que dice no las diría, y si en el trámite de las Cortes se eliminan, no derramaré ninguna lágrima. Personalmente, el tema identitario me trae bastante sin cuidado. Jurídicamente, soy español y soy catalán. En lo más íntimo, siento como mías las dos lenguas, catalán en castellano, y algunas de las tradiciones de Catalunya y del resto de España (no todas, por cierto), igual que si hubiera nacido y vivido en otro sitio, sentiría las suyas. Como he dicho, no tengo problemas de identidad.
    He citado a Ibarra y Bono porque son los que más ruido hacen. Bueno, aparte de que Bono tiene unas actitudesl que, y no solo en este tema, a veces me encajan mejor en el PP que en el PSOE (por eso fue una gran idea de Zapatero hacerlo ministro, así equilibra). Y he citado a Chaves porque creo que su posición se acerca mucho más a la que debería ser la del PSOE en estos momentos. Y el electorado, debería recibir una información veraz, sin catastrofismos. Creo que en el resto de España la posición de Catalunya se entendería bastante bien si pudiera ser expuesta sin interfencias (por eso el PP no deja de interferir).
    Y ya que has citado nombres, te diré que yo por mi parte soy más de Iceta que de Maragall (aunque eso no va en demérito de Maragall, es que soy un fan declarado de Miquel Iceta).
    En fin, que yo espero que se apruebe el Estatut, dentro de la Constitución (cambiando para ello lo que haga falta), pero con un a interpretación proautonómica de ésta (tú como buen jurista sabes que todas las normas pueden interpretarse de diversas formas). Creo que con ello, no solo Catalunya, sino España, saldrán beneficiadas, aunque sé que tú no piensas igual.

  11. NatXoX dijo:

    Además en el anuncio mienten. En el año 78 la chica en cuestión no tenía los 21 años que eran necesarios para votar. El voto a los 18 años es posterior a la Constitución.

  12. Manuel dijo:

    Muy bien visto, no había caído (yo, como tenía 17, no hubiera podido votar igualmente). Ya no les viene de una mentira más.

Los comentarios están cerrados.